Mujeres con empleos tradicionalmente "masculinos" ganan 66% más que las de otros sectores

Mecánica automotriz, almacenaje y silvicultura son las principales áreas de hombres, según la medición, ya que el 70% de las mujeres respondieron que la mayoría de las empresas de esos sectores era de propiedad de hombres.

Para nadie es sorpresa la existencia de la brecha salarial entre hombres y mujeres, lo que se repite a nivel mundial. Y lo que reveló el "Estudio de la jerarquía de ingresos a nivel mundial: el género y la elección de sectores de actividad empresarial", realizado por el Banco Mundial, da luces de que esto continúa. Sin embargo, si ellas incursionan en sectores tradicionalmente considerados "de hombres", generan un 66% más de utilidades.

La encuesta Future of Business -realizada por Facebook, en conjunto con el Banco Mundial y la OCDE- consideró 97 países y 55.932 empresas, y arrojó que en varios de los países sondeados, las empresas de propiedad de mujeres se enfocan en el comercio minorista y los sectores de servicios, como salud, educación y servicios sociales, además de caracterizarse por un nivel de inversión y crecimiento menor, en comparación a los frentes dominados por hombres.

Mecánica automotriz, almacenaje y silvicultura son las principales áreas masculinas, según la medición, ya que el 70% de las mujeres respondieron que la mayoría de las empresas de esos sectores era de propiedad de hombres.

Según el documento, la segregación sectorial es un factor importante dentro de los resultados, ya que las áreas consideradas como "femeninas" tienen baja rentabilidad.

"Encontramos que algunas de las brechas salariales pueden, de hecho, explicarse por la elección del sector (en el cual se trabaja). En promedio, las mujeres que operan en sectores dominados por hombres, generan ingresos 66% mayores en comparación a mujeres que permanecen en áreas tradicionalmente femeninas", detalla el estudio.

Pero, ¿quiénes optan por áreas "no femeninas" bajo una lógica más tradicional?

El Banco Mundial explica que las propietarias de empresas, específicamente vinculadas a rubros "masculinos", son mujeres "más jóvenes, casadas y con mayores probabilidades de haber heredado el negocio". Además, una "menor identidad emprendedora y un menor compromiso con el sector" también influye en que decidan hacer carrera en otro tipo de rubro.